Carta a Desnivel: "abrir vias de escalada"

Has llegit últimament alguna noticia interessant relacionada amb la muntanya. Escriu-la aquí perquè la puguem comentar tots.

Moderador: Secretaria

Respon
Josep Escruela
Entrades: 213
Membre des de: dt. oct. 25, 2005 13:24

Carta a Desnivel: "abrir vias de escalada"

Entrada Autor: Josep Escruela » dt. nov. 11, 2008 18:00

Abrir vías de escalada

Se entiende que el periodista debe intentar extraer la información esencial y trasmitirla, pero en este mundillo de la escalada, escribir que alguien afirma según qué es peligroso, hay demasiados amigos del insulto y la violencia gratuita.

Según Desnivel (artículo conflictos éticos): “reequipar ofreciendo la mayor seguridad posible y que la federación homologue esa seguridad”, intenta reflejar mi opinión. Mis ideas, efectivamente reflexionadas a partir del último accidente mortal en la Easy Rider, son las siguientes:

1.- Las federaciones deberían consensuar unos criterios para definir lo que sería una vía de escalada clásica correctamente asegurada que orienten a los aperturistas que quieran seguirlos.

Dentro de esta recogida de ideas, las mías son, partiendo de la base que a los escaladores nos gusta el reto y la aventura, pero no matarnos (¡queremos seguir escalando!):

- las vías de escalada clásica se abren por abajo.
- las reuniones deben ubicarse en lugares donde sea posible montarlas con buenos anclajes o si eso no fuera posible, con las expansiones necesarias para hacerlas seguras.
- los itinerarios autoprotegibles que discurran por roca franca, dejarlos limpios;
- en los tramos donde fuera imposible la autoprotección, deberán colocarse expansiones que eviten la certeza de matarse en caso de caída (por ejemplo, que sea posible una caída de factor 2 de 30 metros, donde lo extraño sería sobrevivir)


2.- A partir de la fijación de esas pautas (insisto: que reúnan el máximo consenso posible), elaborar un censo en el que se recojan las vías que cumplen esos mínimos, a las que se daría los apelativos de “recomendables”, “homologadas” o como se quiera definir…sirviendo de guía para todo el colectivo.

Ya sabemos que el nivel de exposición a la caída será difícil de graduar, pero también tenemos retos similares en escalada en hielo o en la evaluación de la dificultad misma…es ponerse e ir matizando.

3.- Respecto a las vías ya abiertas - que ocupan un espacio que es de todos-, los aperturistas deberían decidir si acomodan sus vías a los criterios del colectivo.

Esta adaptación, podría hacerse de la siguiente manera: mantener los seguros colocados en la apertura (y restaurarlos si es necesario) y diferenciar claramente aquellos seguros que se hayan colocado para “homologar” la seguridad de la vía, de tal manera que los repetidores podrán optar libremente su grado de exposición personal, sin obligar al resto a seguir su credo: si te gusta jugártela en extremo, no chapas, pero respetas que los demás puedan pensar diferente.

Esto no quiere decir “reequipar ofreciendo la mayor seguridad posible” sino equipar y reequipar de forma voluntaria para adaptarse a los criterios generales, manteniendo plenamente el espíritu de aventura de la escalada. Por favor interprétese: espíritu de aventura con aspiraciones a continuidad, no de ruleta rusa; una cosa es exponerse a una gran lesión o incluso a una caída mortal si en ésta hay muy mala suerte y otra muy diferente es: si te caes, te matas.

Estoy convencido que la mayoría de aperturistas quieren que sus vías sean repetidas, me cuesta imaginar a gente que aspire a colonizar paredes para excluirlas al colectivo i si fuera así creo que nos harían un favor quedándose en casa. ¿Os imagináis a tipos que escalen sin cuerda marcando con ello las paredes de por vida?

Pero ¿qué pasa con las vías que se abrieron por arriba? ¿Y con aquellos aperturistas que no quieran adaptar sus vías al criterio colectivo? Pues de momento parece que habrá aguantar, pero como mínimo, las federaciones:

1.- No deberían dar publicidad a itinerarios abiertos por arriba o extraordinariamente peligrosos y no recomendables. Es decir, no reconocerlos.
2.- No destinar recursos ni esfuerzos a su restauración. Con el tiempo y con suerte desaparecerán y otros aperturistas que piensen en el colectivo podrán abrir una vía en su lugar o cercano a él.

Para ir finalizando: ante un accidente mortal, quedarse en la tesis de “si se cayó es porque no sabía o no debería haber ido allí” en mi opinión es, además de patético, irresponsable. ¿Hemos de esperar a que se mate más gente y que intervenga directamente la administración a partir de las denuncias? ¿Quién es capaz de explicar cara a cara a los familiares o a los políticos conceptos como “carácter de la vía” “aire entre las vías” y demás frases pseudo religiosas, que sirven para justificar que todo ha de seguir igual (cuando no peor)?

Otros deportes de riesgo están muy reglados… ¿jugamos a que nos marquen las pautas desde arriba?, parece que algunos irresponsables siguen forzando la suerte de todo el colectivo, pero guste o no, la escalada cada vez es más popular y la administración está cada vez más encima, como es su obligación.

Compete a las federaciones fijar los criterios y mojarse y si no asumen sus responsabilidades, que se declaren incompetentes en la materia. A mi no me quedan claras sus posiciones. Mejor dicho, ante un accidente mortal de escalada si que conozco los hechos: el más absoluto silencio, vergonzoso e indignante.

Respon