Cordada A.E.E.

Blog dels socis

Croniques

Dejando huella en Porté-Puymorens

David Herranz | 25 febrer 2016 | No hi ha comentaris »

Sábado, 20 de Febrero

A las 9.00h quedo con Josep en Latour-de-Carol para emprender la primera aventura a la que me he apuntado en este invierno atípico que estamos teniendo. Mientras tomamos un café, decidimos que para el día de hoy lo más conveniente para retomar contacto con el terreno alpino será hacer alguna ascensión sin demasiado compromiso, pero sí de buen desnivel y recorrido que exija cierta resistencia y fondo físicos.

Con esta premisa Josep propone una circular subiendo al Pic de L’Estanyol vía corredor-cresta y, una vez allí, si el horario y las fuerzas lo permiten intentar llegar al Font-Freda y regreso por la Vall de L’Orri. No se hable más, al coche y hacia las pistas de esquí Porté-Puymorens, lugar de inicio de nuestro objetivo de hoy.

Día espléndido, ausencia de viento, parece que la meteo nos va a acompañar durante toda la jornada. Preparamos mochilas y Josep dice de prescindir de las raquetas, cree que podrá ir abriendo traza a pesar de que hay zonas de considerable acumulación de nieve reciente que podrían complicar el avance. Así que empezamos subiendo por el sector de la Font Freda para dirigirnos a la cara nordeste de la cresta de L’Estanyol, donde hemos divisado un corredor que puede estar en condiciones aceptables; atravesamos dos pistas (con reprimenda incluida de un espontaneo, debe ser que estamos invadiendo “su dominio esquiable”) antes de situarnos en las palas de acceso; la nieve va dando tregua y progresamos poco a poco hasta llegar a la entrada del corredor. Nieve sin transformar también en su mayor parte y con un resalte que hay que asegurar pero que se supera sin dificultad; muy estético y directo nos lleva a la cresta que tampoco presentará complicaciones, aunque una cornisa traidora da un pequeño susto a Josep (la importancia de ir encordados ha jugado aquí su papel). Así, cresteando, alcanzamos la cima de L’Estanyol; pequeño descanso para reponer fuerzas. Son las 14.00h.

Comentamos si seguir al siguiente objetivo que nos hemos planteado o regresar; para ascender al Font-Freda hemos de seguir el cresterio descendiendo hasta un collado y desde allí otro corredor nos lleva a la cima. Decidimos intentarlo, todo dependerá de las condiciones de nieve que encontremos.

El tramo de cresta hasta el collado, sin ser difícil, es aéreo y con gran ambiente. Descendemos en poco tiempo para dirigirnos a la canal que, por suerte para nosotros, se encuentra en mejores condiciones y presenta una nieve más compactada; progresamos rápido y llegamos al Font-Freda en mucho menos tiempo del que pensábamos. Grata sorpresa y buena recompensa al esfuerzo tedioso de abrir traza de la primera parte.

La cima del Font-Freda sorprende, pues es una gran planicie con vistas espectaculares. Disfrutamos un rato del entorno y de las panorámicas e iniciamos la bajada.

El descenso por una pala de terreno muy descompuesto de roca suelta y nieve fundida y discontinua se hace largo y hace buena mella en las rodillas; aun así es la opción segura y rápida, no tenemos ganas de aventurarnos en alguna canal que podría complicarnos; ya hemos cumplido con nuestros planes de hoy con creces y no vale la pena. Una vez en el valle no nos queda más remedio que ir siguiendo las trazas de esquís y raquetas que vamos encontrando, lo que nos obliga a hacer una auténtica “randonnée” de regreso; no hay alternativa, sin raquetas no se puede atajar, pero compensa caminar más de la cuenta antes que haber cargado con ellas todo el día. A más a más es un buen colofón para acabar la jornada, la tarde está en calma y la Vall de L’Orri está magnífica, cubierta de nieve y las caprichosas formas que le ha dado el viento; es un disfrute visual.

A las 17.30h llegamos al parking. Es una buena hora, nos ha fallado el alojamiento que teníamos cerca de aquí y nos toca ir a hacer noche a Bellver de Cerdanya que nos queda algo más lejos; mejor ir con tiempo para descansar y preparar el día siguiente.

Domingo, 21 de Febrero

Nos levantamos a las 6.30h. El plan es volver hoy también a Porté y practicar algo de mixto; en el sector de La Vignole localizamos ayer zonas de corta aproximación donde se podría improvisar alguna vía y descender por algún corredor adyacente. Con esa idea vamos para allá y, una vez en el parking con todo preparado, Josep que lleva esquís, dice que prefiere coger el telesilla y cargar con las mochilas; lo entiendo perfectamente, después del desgaste que hizo ayer pateando nieve es normal que no tenga ganas de andar inútilmente. A un servidor le tocará subir andando por el margen de una pista (más que nada por no saber esquiar, suerte que es una “verde” que sino…).

Quedamos en la cabecera de la pista y nos dirigimos hacia los contrafuertes que quedan próximos a nuestra izquierda (hoy sí, con raquetas). Una vez a pie de ellos, Josep escoge la vía de ascensión y dejamos mochilas y raquetas para no cargar peso innecesariamente.

Empezamos a escalar, primeros metros de largo exigentes en roca pelada; después encontramos “mixto” precario donde prevalece la roca descubierta y la nieve inconsistente con vegetación subyacente; hay que mirar bien dónde ganchear con los piolets, el terreno se deshace bastante y cuesta clavar. Esta será la tónica de los dos largos que haremos hasta la salida y, aunque no esté en condiciones ideales, es un buen escenario para el objetivo perseguido, tomar de nuevo contacto con la escalada alpina. A parte, hay que tener en cuenta que la vía no es que sea precisamente coser y cantar, hay que proteger bien y nos encontramos con pasos de IV+, V que en las condiciones en que están hay que lucharlos.

Buen ambiente y patio nada despreciable, tengo buenas sensaciones y respiro satisfecho al llegar al final.

Buscamos la vía más rápida para descender a través de una canal que comunica con un amplio corredor que nos deja al lado del inicio de vía. Recogemos bártulos y de vuelta; Josep esquiando con las mochilas y las raquetas a cuestas, y un servidor pista abajo otra vez (ya me voy conociendo el “dominio esquiable” de Porté-Puymorens). Llegamos al parking a las 16.30h.

Paramos en Latour-de-Carol en un paraje bucólico al lado del río y comemos en plan picnic improvisado. Curioso y relajado final para dos días de actividad que, como siempre, ha superado con creces las expectativas.

Hasta la próxima…

FOTOS

Deixa un comentari


*

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir els comentaris brossa. Apreneu com es processen les dades dels comentaris.

 

Aquí ens trobaràs

Ateneu l’Harmonia
c/ Sant Adrià 20 (Sant Andreu)
08030 BARCELONA

Gestió

– Visites i gestions
– Servei d’assessorament tècnic
– Servei de biblioteca

Cal concertar cita prèviament (estem treballant per a donar-vos un bon servei)

Atenció telefònica

de dilluns a dijous
de 10:00 a 14:00h
i de 16:30 a 19:00h

Telèfon: 688 920 377

Més informació

Escriu a: secretaria@cordada.org

Segueix-nos

icon-instagram

Els nostres guies estan inscrits al Registre Oficial de Professionals de l'Esport de Catalunya
i disposen de les titulacions oficials corresponents
2020 © Cordada, A.E.E - Gestionat amb WordPress - Dissenyat i implementat per Jambuling

Hola! Utilitzem cookies pròpies i de tercers per millorar l'experiència de navegació i oferir continguts d'interès. Vols saber més?

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close